Growth Driven Design: el rediseño web que mide resultados

El Growth Driven Design (GDD) es una metodología de rediseño web mucho más inteligente que la tradicional porque cambia el enfoque y la forma de plantear la construcción y el crecimiento de una página web.

Con un diseño tradicional pasa lo siguiente:

  • Supone un gran coste inicial: una web de tamaño medio cuesta una media de entre 15.000 y 20.000 euros por adelantado.
  • Supone más gasto de tiempo, de energía y de recursos de tu equipo.
  • Supone tener que ceder a imprevistos que no estaban contemplados: retrasos en los proyectos y aumento del presupuesto inicial.
  • Supone diseñar una estructura sin ningún prototipo de prueba: el método tradicional lanza un sitio web que debe tener éxito, en teoría. Sin embargo, este método carece de un "ensayo y error" y esto repercute en contra de tus usuarios.
  • Después del lanzamiento, un sitio web no suele hacer cambios importantes hasta al cabo de 1,5 a 2 años.

H2: Las ventajas del GDD y su metodología

La fase de lanzamiento de un sitio web sólo debería ser un estado preliminar de su existencia y nunca debería existir más allá de unas pocas semanas o meses.

El GDD no sólo entiende esto, sino que utiliza esto para sacar ventaja de ello.

El GDD se divide en dos fases principales:

La fase 1 incluye:

1. Estrategia:

Para desarrollar este punto haremos uso de los siguientes pasos:

Objetivos: ¿Qué objetivos de rendimiento queremos obtener en la web? ¿Qué resultados históricos hemos obtenido y dónde nos gustaría mejorar? ¿Cómo afectará eso al departamento de marketing?

Buyer Personas: El proceso del GDD gira al entorno del usuario, por eso es importante trabajar lo más detalladamente posible en estos perfiles.

Supuestos fundamentales acerca de tus usuarios, como por ejemplo:

  • ¿Qué información están buscando tus usuarios?
  • Propuestas de valor para cada producto, servicio y oferta
  • Cuál será el buyer’s journey para cada buyer persona
  • Diferentes ubicaciones o dispositivos desde los que accederán tus usuarios
  • Diferentes ofertas en función del estadio del buyer’s journey

2. Tu lista de deseos

Con todo lo obtenido durante la planificación de la estrategia, reúne a tu equipo y haz un brainstorming de cada una de las ideas que deseas incluir en la web.

 Esta lista de deseos te servirá para determinar la acciones iniciales a poner en práctica en tu web y al mismo tiempo como repositorio de ideas a implementar que se irán sumando (y restando) a medida que se apliquen y prioricen en el tiempo.

3. La Plataforma de Lanzamiento

La web en este punto debe lanzarse rápidamente y no será la web ideal sino una “plataforma de lanzamiento” con los elementos esenciales que servirán como punto de partida del proceso de mejora continua.

La mayor o menor complejidad de esta “plataforma de lanzamiento” estará relacionada con la extensión de tu lista de deseos y el tipo de web a construir. No obstante, debes reducir esta lista hasta un 20% de los elementos esenciales que vayan a suponer un alto impacto en la web.

4. La recopilación de datos

Recopila datos cualitativos y cuantitativos en torno a los objetivos definidos en la fase de estrategia

Este es un paso crucial ya que será el que te permitirá empezar a aprender sobre tus visitantes una vez la plataforma de lanzamiento esté online.

Fase 2: Mejora continua

Una vez hayas lanzado tu web como plataforma de lanzamiento es el momento de empezar a trabajar en los ciclos continuos de experimentación, aprendizaje y mejora de tu web.

Después de tu trabajo de criba de tu lista de deseos te habrás quedado con una larga lista de elementos de acción de mayor o menor impacto que te gustaría implementar en el sitio. Esta lista la debes considerar como dinámica y actualizarla con regularidad.

Ciclo paso 1: Planificar

En este paso se definen los elementos escogidos y hay que revisar los objetivos marcados para ver donde hay espacio de mejora.

Ciclo paso 2: Desarrollar

En este punto los miembros de tu equipo completaran cada una de las tareas necesarias para implementar cada elemento de acción escogido.

Ciclo paso 3: Aprender

¿Tus cambios han tenido el impacto esperado o no? ¿Por qué? ¿Qué has aprendido de tus visitantes sobre la base de los datos obtenidos? ¿Qué sabes ahora de ellos que no sabías antes?

 Una vez completado tu ciclo vuelve al principio para planificar el próximo. Este ciclo se repite una y otra vez.

Con este enfoque podrás medir, casi en tiempo real, los resultados para tener optimizada tu web de forma constante.

Comparte esta noticia